Industrias culturales y creativas

EVA CAROLINA GÓMEZ MANNHEIM

@COVID 19, Industrias culturales y creativas ¿Y después qué?

#Quedateencasa ha servido, entre otras cosas, para apreciar la cultura y la creatividad, en  todas sus expresiones. Si bien los teatros, museos, cines, bibliotecas, galerías cerraron sus puertas al público superaron las dificultades, utilizando el sistema on-line.  Artistas consagrados, emergentes, profesionales y estudiantes han querido ofrecer al mundo miles de composiciones musicales, poesía, fotografía, videos, pinturas, juegos digitales o tutoriales sobre gastronomía etc. La mayoría de estas expresiones culturales figuran durante el COVID 19, para consumo general en las redes sociales. Lo interesante es que, como lo muestra la historia, la cultura y la creatividad siempre terminan sorteando la adversidad. En realidad, la cultura siempre ha estado en crisis y siempre ha demostrado ser resiliente.

Industrias culturales y creativas
Industrias culturales y creativas

En el presente escenario surgen muchas interrogantes: ¿El mundo cambiará después de esta pandemia? ¿Habremos aprendido a ser más solidarios más humanos? Todavía no lo sabemos con certeza, sin embargo, estamos seguros de que la cultura sufrirá una profunda transformación.

El último informe mundial publicado por UNESCO bajo el título «Re/pensar las políticas culturales-Creatividad para el Desarrollo», constituye la guía de acción del citado organismo internacional en materia de fortalecimiento de las capacidades de producción, creación y difusión de bienes, actividades y servicios culturales. El informe muestra que las políticas culturales innovadoras aplicadas a nivel regional y local tienen repercusiones positivas a mayor escala en la gobernanza cultural.

El informe, que habrá de servir de base para el cambio de paradigma que se viene, marca una clara hoja de ruta en cuatro ámbitos clave: fortalecer la gobernanza de la cultura; mejorar las condiciones de movilidad de los artistas: integrar la cultura en las estrategias de desarrollo sostenible; y promover los derechos humanos y las libertades fundamentales. Todos estos objetivos están íntimamente vinculados a la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

Por lo que se refiere a la producción, en el replanteamiento de la industria cultural –basada en la creatividad individual y el talento- necesariamente se deberá tomar en cuenta el  mercado  incluyendo al usuario ( la demanda) dentro de la cadena de valor, sin olvidar  la brecha digital  y la importancia de programas de apoyo a la cultura digital ( educación digital) que refuercen eslabones específicos y que aborden globalmente la relación entre el ecosistema cultural y las nuevas tecnologías.

Ello exige la transformación digital de la industria cultural, la cual deberá tener en cuenta  tecnologías fundamentales como (Inteligencia Artificial, Internet de las Cosas, Big Data y Blockchain) al servicio de un modelo que contemple la difusión y el ejercicio de todas las expresiones culturales desde la diversidad.

En definitiva, la nueva etapa que se iniciará tras la pandemia, exigirá que las políticas públicas se ocupen con decisión de la economía creativa/naranja  y ello porque las industrias culturales y creativas son un sector estratégico en la economía del conocimiento, con un enorme potencial que beneficiará directamente en el desarrollo y la calidad de vida de nuestras sociedades.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

¡Atención Honduras!🇭🇳
¿Rompés moldes con tu creatividad y tenés visión emprendedora? Catapultá tu negocio con Convocatoria Naranja Republik. Conocé más y postulá antes del 27 de septiembre.